RSS

Archivo de la etiqueta: Arte funerario

Ángel de Monteverde

Modelado en mármol de carrara en 1883 por el escultor naturalista Giulio Monteverde (1837 – 1917), el conocido como Ángel de Monteverde se encuentra en el panteón de los Marqueses de la Gándara del Cementerio Sacramental de San Isidro (Madrid). Es una de las obras escultóricas más bellas que pueden encontrarse en toda la Comunidad de Madrid, y el hecho de estar algo escondido no hace más que aumentar el aura de belleza que envuelve a esta espectacular escultura.

Paz eterna, belleza inmortal.

Fotografía y retoques por La Exuberancia de Hades (Cementerio Sacramental de San Isidro, Madrid). *La foto aquí mostrada es anterior a la restauración que ha devuelto la escultura a todo su esplendor.

Anuncios
 
 

Etiquetas: , , , ,

Leones guardianes

leones-guardianes

El sueño eterno de los fieles guardianes.

Fotografía y retoques por La Exuberancia de Hades (Cementerio Sacramental de San Isidro, Madrid).

 
Deja un comentario

Publicado por en 5 febrero, 2017 en Arte, Cultura, Mis Fotografías

 

Etiquetas: , , , ,

Sepultura del Dr. Farreras y Framis

sepultura-del-doctor-farreras-y-framis

“Pain, like icons of our suffering, distilled the works of art”. Ihsahn.

Fotografía y retoques por La Exuberancia de Hades (Cementerio de Montjuic, Barcelona).

 
2 comentarios

Publicado por en 11 diciembre, 2016 en Arte, Cultura, Mis Fotografías

 

Etiquetas: , , , , ,

El Beso de la Muerte

Beso de la Muerte

Beso con sabor a última despedida.

Fotografía y retoques por La Exuberancia de Hades (Cementerio de Poblenou, Barcelona).

 
2 comentarios

Publicado por en 21 agosto, 2016 en Arte, Cultura, Mis Fotografías

 

Etiquetas: , , , , , , ,

Cementerio de Poblenou

El Cementerio de Poblenou, situado en el barrio del mismo nombre en la ciudad de Barcelona, también se le conoce como Cementerio General de Barcelona, Cementerio del Este, Cementerio de Levante o Cementerio Viejo.

Se pensó como solución a los problemas de insalubridad ocasionados a los literalmente amontonados habitantes de la ciudad amurallada por las fosas parroquiales que existían en el interior de la misma. Fue inaugurado por el obispo de Barcelona Josep Climent el año 1775 en unos terrenos deshabitados cerca de la playa de la Mar Bella, siendo el primer cementerio de la ciudad construido fuera del perímetro amurallado. Está situado en la actual calle de Taulat Nº 2, en un extremo de la avenida de Icaria, dónde se encuentra la puerta principal de entrada al recinto funerario.

El cementerio fue destruido por las tropas napoleónicas. En 1813, un joven arquitecto italiano llamado Antonio Ginesi fue el encargado de construir el nuevo recinto funerario, bendecido por el obispo Sitjar el 15 de Abril de 1819. Las formas neoclásicas del cementerio de Ginesi, el espacio de entierros igualitarios, el efecto de orden y serenidad, reflejan los gustos estéticos y las aspiraciones políticas de los nuevos grupos de comerciantes y fabricantes adinerados de la ciudad, en particular, los fabricantes de indianas. En 1821 fue utilizado en su totalidad de forma inesperada, debido a la terrible epidemia de cólera-morbo que se desató en Barcelona, y que ocasionó miles de muertos.

Desde su inauguración, el Cementerio de Pueblo Nuevo ha sufrido numerosas modificaciones y ampliaciones. La más importante se produjo en 1849, en ese año Joan Nolla construye el recinto de los panteones, donde se concentra el trabajo de conocidos arquitectos y escultores de la época. En ese nuevo espacio se pone de manifiesto la voluntad de la burguesía barcelonesa de mediados del Siglo XIX de exhibir, hasta en sus tumbas, su opulencia y prestigio social.

En 2004 se creó la “Ruta de los Cementerios” de Barcelona, para dar a conocer el atractivo monumental y turístico de los cementerios de la ciudad. En ella, el Cementerio de Pueblo Nuevo es parte sobresaliente de esta ruta junto con el Cementerio de Montjuïc.Una de la stumbas más visitadas de este cementerio es la Francesc Canals i Ambrós (1877 – 1899), joven de origen humilde, era conocido entre sus vecinos de la plaza de la Lana y por sus compañeros de trabajo como una persona muy caritativa y que tenía un extraño don, tenía sueños premonitorios. murió de tuberculosis en 1899, a la edad de 22 años. Era dependiente de los desaparecidos almacenes El Siglo, de la familia Conde. En aquella época, los almacenes El Siglo estaban situados en Las Ramblas, posteriormente estos almacenes se trasladaron a la calle Pelayo y, tras una crisis, fueron comprados por el propietario de los almacenes El Águila, Julio Muñoz Ramonet.

Al nicho va la gente a pedirle cosas a este “santo” por canonización popular. Dicen que los primeros en depositar flores en el nicho del “Santet” fueron las floristas de Las Ramblas, y que luego, entre el pueblo gitano, empezó a tener fama de casamentero. Todo esto se mueve en la oscura nebulosa de la leyenda, claro está, como la que cuenta que en la primera lápida que se puso en su nicho no cuajaba el cemento y se rompía continuamente, hasta que una donación anónima posibilitó adecentar el nicho, quizá alguien que recibió una “gracia” del “Santet”, porque de eso se trata: al nicho va la gente a pedirle cosas a este “santo” por canonización popular. En el nicho, los encargados del cementerio han tenido que poner un cristal en forma de urna para recoger los papelitos con peticiones, así como vaciar los nichos adyacentes para poder depositar las velas, imágenes, estampitas, fotos y flores que los fieles dejan en el lugar. El apartado de exvotos es bien curioso, porque a las consabidas réplicas en cera de aquellos órganos o extremidades que el solicitante de la gracia deja por haberse curado de una dolencia, o porque pide curarse de ella, digo, que entre los exvotos ya se pueden ver réplicas de casas y viviendas.

Todas las fotografías y retoques por La Exuberancia de Hades (Septiembre 2015).

Fuentes: Wikipedia (Historia del Cementerio), Diario Público (Historia del Santet).

 
6 comentarios

Publicado por en 11 noviembre, 2015 en Arte, Cultura, Historia, Mis Fotografías

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

Panteón de Hombres Ilustres de Madrid

El Panteón de Hombres Ilustres de Madrid (Calle de Julián Gayarre, Nº 3), emplazado en el solar de la antigua Basílica de Nuestra Señora de Atocha, fue construido entre 1892 – 1899, según el proyecto de Fernando Arbós, en un estilo neomedieval muy característico que recuerda el arte bizantino, como sucede en una de sus conocidas obras, la Iglesia de San Manuel y San Benito, junto al Parque del Retiro.

Este conjunto arquitectónico tenía en el mencionado proyecto carácter de de claustro de una gran basílica. Su edificación fue impulsada por la Real Casa y Patrimonio en 1890, por deseo de la Reina Regente Doña María Cristina de Habsburgo. El templo, que hubiese servido de marco a las celebraciones religiosas oficiales, no se llegó a levantar.

El edificio se sitúa alrededor de un patio central, con naves que cierran los tres lados de este, ciegas al exterior y abiertas al interior. En dicho interior se pueden recorrer seis mausoleos individuales.

Práxedes Mateo Sagasta (1825 – 1903).

Político liberal progresista, ingeniero y periodista. Nacido en 1825 en Torrecilla (La Rioja), murió en 1903, en Madrid. Diputado en Cortes en 1854, fue ministro y Presidente del Consejo de Ministros en varias ocasiones, turnando el cargo con Antonio Cánovas del Castillo, como consecuencia de lo establecido en el “Pacto de el Pardo”, sobre alternancia de los partidos en el poder.

El mausoleo está realizado en mármol, esculpido por Mariano Benlliure en 1904.Sobre tres gradas se levanta un cuerpo arquitectónico en forma de severo túmulo, en el que yace la estatua de Sagasta. Viste levita y ostenta el Toisón de Oro, símbolo de las altas jerarquías en vida alcanzó en su vida política.

En la cabecera del sepulcro está sentada una figura femenina, semidesnuda, que representa a la Historia en actitud de cerrar el libro de la época que termina con la muerte de un gran hombre público. A sus pies está simbolizado el pueblo, mediante un joven obrero que apoya la cabeza sobre su mano izquierda, cuyo brazo descansa sobre los Evangelios, emblema de la Verdad. En la mano derecha, sostiene una espada en cuya empuñadura aparece la figura de la Justicia, mientras una rama de olivo cubre toda la hoja de la espada, representado la Paz.

En los costados del monumento figuran los años que marcaron épocas importantes en la historia política de Sagasta.

Eduardo Dato e Iradier (1856 – 1921).

Político conservador y juriconsulto. Nacido en La Coruña en 1856, fue asesinado en la Puerta de Alcalá de Madrid, en 1921. Fue diputado en la última legislatura de Alfonso XII, ministro de varios ministerios (Gobernación, Gracia y Justicia, Estado, Marina) y Presidente del Consejo de Ministros en diversas épocas. Fue el impulsor de la escuela de criminología de Madrid en 1903.

Su monumento funerario es obra de Mariano Benlliure, realizado en 1928. Sobre alto basamento rectangular se eleva la urna funeraria, en la que yace la escultura en mármol del político asesinado, envuelto en un sudario, con las manos sobre el pecho.

En la cabecera, fundida en bronce, una elegante y espigada figura de mujer enlutada, eleva la cruz en alto. A los pies de la urna, dos amorcillos flanquean el escudo de España.

Antonio de los Ríos Rosas (1812 – 1873).

Político liberal-conservador y orador. Nacido en Ronda (Málaga) en 1812, murió en Madrid en 1873. Fue diputado en 1836, embajador en Roma, ministro de la Gobernación y Presidente del Congreso de los Diputados.

Su monumento funerario fue realizado en 1905, obra del artista catalán Pedro Estany. El cadáver de Ríos Rosas, al igual que los de Prim, Castaños, Palafox y Gutiérrez de la Concha, estuvo enterrado originalmente en la Basílica de Atocha y entró en el Panteón en Julio de 1902, cuando se inauguró oficialmente la obra de Fernando Arbós.

Es un sepulcro monumental tipo retablo. Sobre un basamento de mármol se eleva el sarcófago del difunto, en bronce con decoración de damasquinados en oro. Un joven genio alado, que flota sobre una nube, ofrece una rama de laurel al busto de Ríos Rosas, en mármol y enmarcado también en una corona de laurel, todo de bronce. La figura de una mujer se tiende desconsoladamente sobre el sarcófago.

Antonio Cánovas del Castillo (1828 – 1897).

Político conservador y literato. Nacido en Málaga en 1828, fue asesinado por un anarquista italiano en el Balneario de Santa Águeda (Mondragón, Guipúzcoa) en 1897. Elegido diputado en las constituyentes de 1854, fue uno de los artífices de la restauración monárquica de Alfonso XII. Fue ministro en varias ocasiones, Presidente del Consejo de Ministros, turnando con Práxedes Mateo Sagasta, en aplicación de lo establecido en el “Pacto de el Pardo”.

Su monumento funerario es uno de los más suntuosos del Panteón, en mármol blanco, fue realizado por Agustín Querol en 1906, a instancias de los sobrinos del fallecido. Es de tipo retrablo, adosado al muro. Se compone de una urna rectangular, enriquecida por seis hornacinas de arco de medio punto con la efigie en alto relieve de las siguientes virtudes: Templanza, Sabiduría, Justicia, Elocuencia, Prudencia y constancia.

Sobre la mencionada urna yace una estatua que representa al difunto. En su cabecera, una figura femenina, que simboliza la Patria, llora. Otras dos figuras femeninas, la historia y el arte, encuadran la composición del fondo, donde se representa en suave relieve a Cristo Resucitado, rodeado de plañideras y figuras asombradas ante su aparición.

José Canalejas (1854 – 1912).

Político liberal y literato. Nacido en 1854, en El Ferrol, fue asesinado en la Puerta del Sol de Madrid en 1912. A los 27 años fue elegido diputado. Ministro en diversas ocasiones y Presidente del Consejo de Ministros.

Su monumento funerario está realizado en mármol blanco por el artista valenciano Mariano Benlliure, y representa el traslado del cadáver hasta su última morada. Este mausoleo fue inaugurado el 12 de Noviembre de 1915.

Sobre basamento de mármol, dos jóvenes, ayudados por una mujer, sostienen el cadáver de Canalejas, mientras le conducen hacia la puerta de la cripta funeraria.

Sobre el dintel, la imagen del redentor con los brazos abiertos, como una aparición divina. En el lado posterior de este bloque de piedra, se dibuja una cruz latina y dos guirnaldas de hojas de laurel y de encina, símbolo de la inmortalidad.

Manuel Gutiérrez de la Concha e Irigoyen, Marqués del Duero (1806 – 1874).

Héroe liberal de las sucesivas guerras carlistas. Nacido en 1806 en Córdoba de Tucumán, murió en 1874 en Montemuro-Abarzuza (Navarra). Mandó el ejército que pasó a Portugal para defender los derechos de la Reina Doña María de la Gloria, por lo que se le otorgó el título de Marqués del Duero. Ejercía el cargo de Jefe del Éjercito del Norte cuando cayó en el campo de batalla de Estella (Navarra).

Excepto la estatua que sostiene la efigie del Marqués, obra de Elías Martín, todo el sepulcro, incluidos los detalles decorativos en piedra, fue esculpido por el arquitecto Arturo Mélida y Alinari, quien lo concluyó en 1880.

Se trata de un enterramiento mural, en forma de retablo, bajo un gran arco de medio punto que cobija la figura del genio de la guerra. Este, en actitud meditativa, sostiene en la mano un medallón con el busto de perfil del glorioso militar. A los pies de dichas figuras, un león, guardián y símbolo de la inmortalidad, en piedra rojiza, vela el sueño eterno del difunto.

En la parte exterior de la rosca del arco, están grabados los nombres y fechas de las batallas en las que se distinguió este general.

Mausoleo conjunto.

Fue construido por suscripción popular después de unos cuantos años de trabajo de la comisión constituida en 1853, presidida por Evaristo San Miguel, en la que figuraba también Pascual Madoz.

Para realizar el monumento funerario se convocó un concurso público en 1854 en el que concurrieron 24 opositores y fue premiada la creación del arquitecto Federico Aparici, quien todavía era alumno de la Escuela de Arquitectura de Madrid. Tras su ejecución, se inauguró el 20 de Febrero de 1857 y se colocó en el patio del Cementerio de San Nicolás, situado en la Calle del Sur, entre el Paseo de las Delicias y el Paseo de Atocha. Este cementerio fue derribado por orden del Ministerio de la Gobernación , a principios del Siglo XX y en Abril de 1912 el panteón, denominado “Monumento a la Libertad”, fue trasladado a un ángulo del patio del Panteón de Hombres Ilustres.

El monumento consta de un cuerpo cilíndrico terminado en un cono recubierto de escamas rematado todo ello por una Alegoría de la Libertad, obra del escultor Ponciano Ponzano.

Bajo la cornisa de perfil clásico se desarrolla un friso con relieves al modo jónico. El monumento lleva tres estatuas de Sabino Medina, sobre los sarcófagos de los ilustres personajes allí enterrados: Argüelles, Calatrava y Mendizábal, y representan la Pureza, el Gobierno y la Reforma.

En un principio el mausoleo estaba únicamente destinado para albergar los restos de Mendizábal, Argüelles y Calatrava, pero en fechas posteriores fue acogiendo a otros personajes que tenían en común con los anteriores el haberse distinguido en la vida pública como defensores del régimen constitucional y parlamentario y de los principios liberales y progresistas como Diego Muñoz Torrero, Francisco Martínez de la Rosa y Salustiano de Olózaga.

Mausoleo conjunto

Todas las fotografías y retoques por La Exuberancia de Hades, Julio de 2015.

Fuentes: Patrimonio Nacional y Eduardo Valero (Historia del Panteón y descripciones de los distintos mausoleos), elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , , , , ,

Santos enjoyados

Los santos enjoyados, también conocidos como los santos de las catacumbas, son cadáveres de la Antigua Roma que fueron exhumados de las propias catacumbas de Roma, habiendo recibido nombres ficticios y siendo enviados al extranjero (principalmente Centroeuropa) como reliquias de (supuestos) santos entre los Siglos XVI – XIX.

Durante el Beeldenstorm (“tormenta de las estatuas”, englobada en lo que se denominó Furia Iconoclasta, término utilizado para referirse a episodios de destrucción de imágenes religiosas que tuvieron lugar en Europa durante el Siglo XVI) la iconoclasia del Siglo XVII, las iglesias católicas de toda Europa fueron despojadas sistemáticamente de sus símbolos religiosos, iconografía y de las reliquias. En respuesta, el Vaticano ordenó que miles de esqueletos fueran exhumados de las catacumbas romanas y se instalasen en ciudades a lo largo de Alemania, Austria y Suiza.

Pocos de los cadáveres pertenecían a personas con algún significado religioso, aunque dado su entierro, algunos podrían haber sido los primeros cristianos mártires. A pesar de desconocer su origen de forma exacta, cada uno de los esqueletos era cuidadosamente vestido y decorado como uno de los diversos santos católicos. Ya que se creía que dichos esqueletos pertenecieron a mártires cristianos, sus huesos fueron engalanados de la cabeza a los pies por personas que hicieron votos sagrados. Fueron vestidos, lujosa y profusamente con sofisticados trajes, se ataviaron con pelucas y se adornaron con coronas de oro y joyas, desde gemas coloridas hasta grupos de perlas. Una iglesia llegó a pagar 75 gulden (monedas de oro) por vestir a su santo.

Aunque la venta de las reliquias era considerada simonía (acción o intención de negociar con cosas espirituales), algunas iglesias del centro de Europa lograron financiación para hacerse con alguno de estos “santos” cubiertos de joyas. Durante casi tres siglos estos cadáveres ornamentados fueron venerados como protectores de las comunidades, siendo objeto de plena adoración. En el Siglo XIX y con la llegada de la Edad Moderna, muchas de las falsificaciones habían sido descubiertas, hecho el cual produjo que algunos de estos esqueletos fueron despojados de sus mejores galas y otros destruidos, mientras que el resto fueron ocultados y guardados en almacenes. Finalmente estos “santos” resultaron ser una fuente de vergüenza para la propia Iglesia.

El historiador del arte, autor y fotógrafo Paul Koudounaris revivió el interés en los santos de las catacumbas con su libro de 2013, Heavenly Bodies. En la publicación del libro, Koudounaris trató de encontrar y fotografiar cada uno de los santos enjoyados existentes y que aún hoy se conservan.

Cráneo de San Benedictus en Muri (Suiza)

Cráneo de San Benedicto en Muri (Suiza).

Cráneo de San Getreu en Ursberg (Alemania)

Cráneo de San Getreu en Ursberg (Alemania).

Cráneo relicario de San Deodato en Roggenburg (Alemania).

Mano de San Teodosio en Waldsassen (Alemania)

Mano de San Teodosio en Waldsassen (Alemania).

Mano de San Valentín en Bad Schussenried (Alemania)

Mano de San Valentín en Bad Schussenried (Alemania).

San Alberto en Burgrain (Alemania)

San Alberto en Burgrain (Alemania).

San Benedictus en la Iglesia de San Miguel en Múnich (Alemania)

San Benedicto en la Iglesia de San Miguel en Múnich (Alemania).

san-candido-en-irsee-alemania

San Cándido en Irsee (Alemania).

San Cronatus en Heiligkreuztal (Alemania)

San Cronatus en Heiligkreuztal (Alemania).

San Deodatus en Rheinau (Suiza)

San Deodato en Rheinau (Suiza).

San Félix en Gars Am Inn (Alemania)

San Félix en Gars Am Inn (Alemania).

San Friedrich en Melk (Alemania)

San Friedrich en Melk (Alemania).

san-graciano-en-waldsassen-alemania

San Graciano en Waldsassen (Alemania).

San Konstantious en Rorschach (Suiza)

San Konstantious en Rorschach (Suiza).

san-longino-en-tunzenberg-alemania

San Longino en Tunzenberg (Alemania).

san-maximo-en-burglen-suiza

San Máximo en Bürglen (Suiza).

San Pancracio con armadura del Siglo XVIII

San Pancracio con armadura del Siglo XVIII.

san-severino-en-kisslegg-alemania

San Severino en Kisslegg (Alemania).

san-teodosio-en-waldsassen-alemania

San Teodosio en Waldsassen (Alemania).

St Valentinus in Waldsassen

San Valentín en Waldsassen (Alemania).

San Valerius en Weyarn (Alemania)

San Valerio en Weyarn (Alemania).

San Vincentus en Stams (Austria)

San Vincentus en Stams (Austria).

Santa Catalina

Santa Catalina. *(Lugar de entierro sin datos).

santa-faustina-en-porrentruy-suiza

Santa Faustina en Porrentruy (Suiza).

Santa Luciana de Heiligkreuztal (Alemania)

Santa Luciana de Heiligkreuztal (Alemania).

Santa Munditia en Múnich (Alemania)

Santa Munditia en Múnich (Alemania).

Santa Severina en Roggenburg (Alemania)

Santa Severina en Roggenburg (Alemania).

En el jardín del olvido, la muerte se viste con joyas de santidad.

La Exuberancia de Hades.

Nota: Todas las fotografías que aparecen en esta entrada están realizadas y son propiedad de Paul Koudounaris, mostradas aquí únicamente por divulgación e interés cultural.

Fuentes: Paul Koudounaris (empiredelamort.com), Wikipedia, The Guardian, The Telegraph, elaboración propia.

 
 

Etiquetas: , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: